Especialista en Migraña

Libro de Testimonios

Testimonio 1

Y todavía me acuerdo de las horas que pasamos juntos caminando entre calles demasiado largas para recordar sus nombres.

Recuerdo como inseparables recorríamos el parque frente a la iglesia, entre los adoquines levantados por el tiempo y las palomas revoloteando alrededor de la fuente de piedra, caminábamos casi sin acreditar la presencia del otro, pero seguros de que estábamos juntos. 

Algunos días el rumor de la calle te alteraba y entonces te hacías más presente, mas incauto y mas vehemente. El olor tan penetrante de aquella vieja que paso junto a nosotros en el café; con sus tres perros se entremezclaba el aroma de can con el de lavanda y closet viejo, y entonces protestaste y no dejaste de protestar sino hasta que la noche llegó y pudimos dormir y el recuerdo del aroma se desvaneció entre sueños.

Y aun te recuerdo y aun apareces en las noches de terrible desvelo donde la cafeína se desvanece junto con los colores del amanecer, pero como he tratado de olvidarte y a veces lo logro y otras veces no. Pero tu peso en mis hombros ya no es mas el mismo, ni mis ojos sufren tu fuerte pesar.

Sin embargo, sigo alerta, pues todavía me acuerdo de las horas que pasamos juntos caminando entre calles demasiado largas para recordar los nombres.

Dolor diario 4 años

Dolor de cabeza 10 años

Edad 21 años.

Artículos recomendados